Andadores para ancianos: cómo elegirlos y toda la información que necesitas

como elegir andadores para ancianos

Los andadores para ancianos son todo un mundo y es necesario conocer algunas pautas antes de adquirir uno. Cada uno de nosotros es diferente y tiene unas necesidades especiales, de ahí que sea tan importante saber escoger.

Cuando uno es capaz de caminar hacia la cocina, preparar una taza de café y llevarla hacia la sala de estar sin ningún problema, la sensación de libertad que uno tiene en ese momento no tiene precio.

Tener un andador que te siente bien, se adapte a ti y sepas usarlo correctamente hace que te sientas más cómodo y seguro a la hora de caminar. Esta actividad puede convertirse en algo peligroso para las personas de la tercera edad, pero con andadores para ancianos correctos y adaptados se convierte en una actividad segura, agradable y divertida.

Andadores para ancianos: ¿con o sin ruedas?

  • Un andador sin ruedas para una mayor estabilidad
    Estos andadores son adecuados para las personas de edad avanzada. Si la persona tiene problemas significativos de equilibrio y dificultades para recuperarse, entonces el andador será más estable y más seguro. También es una herramienta indispensable para los amputados de una extremidad inferior o para las personas que no pueden depender de una de sus piernas.
    .
  • Un andador con ruedas para facilitar la movilidad
    Los andadores para ancianos de ruedas se recomiendan para personas que no tienen trastornos de equilibrio importantes, y aún tienen capacidades de manejo y reacción de soporte (para frenar fácilmente cuando sea necesario). Estos andadores tienen un asiento y les permiten parar y reposar mientras caminan.

¿3 o 4 ruedas?

Los andadores de tres ruedas son menos estables, pero más manejables (especialmente en la casa) y realmente útiles tanto en interiores como en exteriores.
Por otro lado, los andadores de cuatro ruedas son mucho más estables pero a veces menos prácticos, especialmente dentro de una casa debido al espacio que se necesita para moverse.

¿Qué debemos tener en cuenta a la hora de elegir andadores para ancianos?

andadores para ancianos

El tamaño

El andador no debe ser demasiado ancho para que quepa por las puertas y pasillos estrechos de la casa. Recuerda que el ancho de una puerta suele ser de 90 cm, al menos en las construcciones más recientes. Pero en edificios más antiguos o en apartamentos viejos, el ancho de las puertas puede ser más pequeño. En cualquier caso, te recomendamos encarecidamente que midas el ancho de las puertas antes de comprar nada.

El peso

El andador ha de ser lo suficientemente ligero y fácil de manejar. Dependiendo del entorno de la persona anciana (escaleras, aceras, rampas, etc.), ésta deberá levantar el andador para atravesar los obstáculos más importantes. Dependiendo de sus hábitos (viajes en coche, en avión, en tren), es posible que necesites llevar el andador, por lo tanto, no descuides este aspecto.

La capacidad de frenado

Los modelos de andadores con ruedas están ya equipados con frenos que funcionan de dos maneras diferentes:

  • Estándar: Se presionan los manillares de los frenos para inmovilizar el andador. Cuando se suelta la presión, el andador se desbloquea.
  • Freno de estacionamiento: Al aplicar el freno de estacionamiento (a menudo tirando de los frenos hacia abajo), se bloquea completamente el andador sin tener que mantener la presión en la manija del freno. Entonces ya se puede confiar en el andador de forma segura, especialmente para sentarse.

En la Ortopedia Itomi tienes varios modelos de andadores y rollers para que puedas comparar y escoger el que más se adapte a tus necesidades. ¡No dudes en consultarnos!

Publicado en Ortopedia Barcelona | Etiquetado | Comentarios desactivados en Andadores para ancianos: cómo elegirlos y toda la información que necesitas

Consejos para usar muletas correctamente

como usar muletas

Para reducir o eliminar la carga física sobre una lesión, mejorar el equilibrio o facilitar los movimientos, se puede recurrir a diferentes elementos que nos ayuden a caminar. Es importante elegir cuidadosamente el dispositivo según sea necesario y ajustarlo adecuadamente para proporcionar el mejor soporte. Su uso debe permitir moverse de forma natural y segura, sin causar dolor o incomodidad.

Usar muletas permiten eliminar por completo la carga física sobre una pierna lesionada. Sin embargo, requieren un esfuerzo de las extremidades superiores, lo que precisa de una buena forma muscular. Se recomiendan especialmente para jóvenes, por un máximo de ocho semanas. Hay una alternativa a las muletas convencionales: muletas de antebrazo. Éstas eliminan la carga por completo, pero también son más fáciles de usar y más seguros. Son las recomendadas para el uso a largo plazo.

Sujetar y ajustar correctamente las muletas

como sujetar muletas

  • Permanece erguido con los pies ligeramente separados (evita usar zapatos altos).
  • Coloca las muletas a unos 15 cm de los pies.
  • Extiende tus brazos a lo largo del cuerpo y levántate recto.
  • Ajusta la altura de las muletas para que la parte superior de las muletas esté a dos dedos de la parte inferior de la axila.
  • Ajusta los mangos para que quepan en el pliegue de la muñeca y puedas usar muletas.

Para usar muletas del antebrazo, la altura se ajusta de modo que las empuñaduras estén opuestas al pliegue de la muñeca. También debes asegurarte de que los apoyabrazos sean cómodos y no suban demasiado (no tienen que ir al codo).

Para mantener la estabilidad en movimiento o al estar de pie, tanto las muletas como el pie en el suelo deben formar un triángulo en todo momento. Las muletas deben estar un poco hacia adelante o hacia atrás, pero nunca en línea con el cuerpo. También debes evitar presionar las axilas en las muletas. Las muletas están bastante pegadas al tórax, y la transferencia de peso se realiza en los mangos.

Cómo caminar con muletas

Si solo usas una muleta, el principio será el mismo que con un bastón. Tienes que colocarlo en el lado válido, es decir, en la mano opuesta a la pierna lesionada. Al mismo tiempo, mueves la pierna débil y el caballete hacia delante haciendo pasos de la misma longitud.

En caso de que tengas que usar muletas, que es lo más frecuente, entonces es necesario asegurarse de dar los pasos de la forma más natural posible, teniendo cuidado de no apoyar la pierna lesionada en el suelo. Algunas recomendaciones:

  • Avanza en el mismo movimiento y sentido que las muletas y la pierna lesionada.
  • Mantén la pierna sana doblando y extendiendo la rodilla si puedes.
  • Cuando el talón toque al suelo, sírvete de las muletas para llevar el peso y balancearte hacia delante.
  • Coloca el pie de la pierna lesionada en el suelo, pero no descanses sobre él.

Es importante intentar dar un paso y, en el último momento, no apoyarse sobre el pie de la pierna lesionada (que solo debe rozar el suelo). De hecho, esta técnica que se llama técnica del paso simulado permite continuar trabajando normalmente los músculos de la pierna. También evita las contracturas causadas por mantener la pierna doblada constantemente.

Subir y bajar escaleras con muletas

subir escaleras muletas

Para subir escaleras con muletas:

  • Comienza colocando el pie de la pierna sana en el primer escalón.
  • Coloca las dos muletas en el mismo escalón.
  • Sujétalo y pon la pierna lesionada en el mismo escalón.
  • Repite la misma operación hasta subir todas las escaleras.
  • Si llevas una sola muleta, usa tu mano libre para ayudarte con la barandilla.

Para bajar las escaleras con muletas:

  • Coloca el pie de la pierna lesionada y las muletas en el escalón para bajarlo.
  • Apoya las muletas y avanza la pelvis flexionando la espalda.
  • Coloca la pierna sana en el mismo paso que las muletas.

 

Publicado en Ortopedia Barcelona | Etiquetado | Comentarios desactivados en Consejos para usar muletas correctamente

¿Cómo escoger un colchón antiescaras?

El colchón antiescaras es perfecto para evitar la aparición de úlceras por presión (UPP) en pacientes que pasan muchas horas en la cama, ya sea por enfermedad o por otros problemas de movilidad reducida. Sin embargo, muchas personas que necesitan sus beneficios desconocen en qué consiste exactamente este producto o cómo escoger el adecuado. Hemos preparado este artículo para ayudar a escoger el colchón antiescaras más apropiado para cada persona.

¿Qué es un colchón antiescaras?

Cuando un paciente pasa mucho tiempo sobre la cama, cambiar de postura no es suficiente para evitar la aparición de dolencias. La piel, con el contacto permanente, cada vez se vuelve más sensible y da lugar a la aparición de escaras, unas úlceras que en los casos más extremos pueden llegar a coagular debido al corte de la presión sanguínea sobre puntos en concreto.

colchones antiescaras

El colchón antiescaras, por su parte, dispone de una estructura que ayuda a minimizar la presión en las zonas de apoyo del cuerpo. Reparte el peso del cuerpo, alivia la presión y evita la aparición de estas heridas en la piel propias de la falta de movilidad.

Tipos de colchones antiescaras

A continuación, explicamos los principales modelos que puedes encontrar en el mercado y cuál es el más recomendado para las necesidades específicas de cada caso particular.

  • Colchones de espuma y látex. Ambos son muy confortables, pero no llegan a la categoría de antiescaras porque la piel transpira menos y se vuelve más sensible.
  • Colchones de poliuretano y viscoelásticos. Gracias a su gran capacidad de adaptación al cuerpo, el peso se distribuye de forma correcta y uniforme, lo que alivia la presión y favorece la inmersión del cuerpo sin llegar a deformarse.
  • Colchones antiescaras especiales. Algunos presentan barreras, con un marco exterior más duro, que impide caídas; otros presentan hendiduras que evitan que el colchón se deforme ante la falta de muelles; y otros presentan zona de descarga de talones para aquellas personas con especial sensibilidad a las úlceras por presión en esta zona.
  • Colchones antiescaras de aire. Son el modelo más recomendado para evitar úlceras en personas que pasan mucho tiempo en la cama. Están formados por una superficie plástica hinchable, que ayuda tanto a la prevención como a la curación.

domus auto

Los modelos más sencillos de colchones antiescaras de aire se utilizan como sobrecolchón  sobre la cama habitual y están indicados para personas con riesgo bajo a la aparición de escaras y con un peso máximo de 100 kg. Por otra parte, para pacientes con riesgo medio-alto, se recomiendan los colchones antiescaras con cilindros paralelos, que se hinchan de manera desigual ayudando al cambio postural. En Ortopedia Itomi puedes encontrar ambos modelos de colchones antiescaras.

Qué tener en cuenta para escoger un colchón antiescaras

Una vez que has identificado la categoría de colchón antiescaras que mejor se adapta a tus necesidades, es importante valorar otros aspectos que ayuden a escoger entre un modelo u otro.

  • Compresor: Los mejores colchones antiescaras son aquellos que presentan un compresor de aire que varíe las zonas de presión para facilitar el alivio de los diferentes puntos de apoyo del paciente y evitar que siempre surjan las mismas zonas, lo que facilitaría la aparición de las heridas.
  • Material: Es importante que cumpla tanto con las garantías de confort de paciente como que tengan en cuenta otros elementos importantes para el cuidador, como que sea fácil de limpiar y no pese mucho.
  • Flexibilidad: El colchón antiescaras ideal es aquel que incluye diferentes reguladores, tanto para adaptar el peso de cada persona como la elevación de cabeza y pies.
  • Medidas: No es necesario que cubra la totalidad de la cama. La medida más habitual es de 90 cm, ya que aunque se coloquen sobre una cama de mayor tamaño, va a ser utilizado solamente por una persona.
  • Rango de presión: En caso de tener un colchón inflable, se recomienda que la distancia entre el usuario y la sabe del colchón sea de 1,25 cm y 2,25 cm. Poca presión puede provocar dolor por estar muy cerca de la base y demasiada presión puede generar nuevas zonas de fricción.
  • Caudal de aire: Se mide en litros (de aire). A más litros, mayor comodidad para el paciente.

En Ortopedia Itomi tenemos todo el equipo de descanso necesario para mejorar tanto la calidad de vida de enfermos y personas con movilidad reducida como  de sus cuidadores. Trabajamos para ofrecer el mejor servicio, la máxima calidad y la mejor atención personal y por esa razón nuestro equipo te asesorará para que puedas alquilar el modelo que mejor se adapte a tus necesidades.

Publicado en Alquiler | Comentarios desactivados en ¿Cómo escoger un colchón antiescaras?

¿Cómo usar una grúa para enfermos?

Saber cómo usar una grúa para enfermos supone una gran ayuda a la hora de transportar pacientes y familiares con movilidad reducida a nuestro cargo. Estas grúas de traslado, también conocidas como grúas eléctricas, apenas requieren esfuerzo por parte del cuidador y son de gran ayuda para la realización de una gran cantidad de tareas cotidianas, como ir al lavabo, trasladar al salón, vestir y desvestir, sentar a la mesa, etc.

Sin embargo, no todos los usuarios de las grúas para enfermos presentan las mismas necesidades y limitaciones, por esa razón podemos encontrar diferentes modelos de grúas de traslado. Según la función para la que busquemos apoyo, dos de los modelos más utilizados son:

  • Grúas de transferencia. Estas grúas ortopédicas móviles para elevación y traslado son las más comunes y sencilla de utilizar, además de uno de los modelos más prácticos a nivel doméstico, ya que son fáciles de guardar y ocupan menos espacio que otros modelos, como las grúas de techo móviles. Permiten trasladar al paciente con agilidad de un asiento a otro y de una habitación a otra. Nuestro modelo Guido Lift 150 destaca, entre otras cosas, por ser completamente plegable.

  • Grúas de bipedestación. Estos modelos permiten levantar la paciente de pie, de forma total o parcial. Resultan muy útiles a la hora de realizar pequeñas tareas que de otra manera serían muy complicadas en caso de movilidad reducida, como vestirse, cambiar pañales, utilizar el aseo, entrar y salir de un coche… En Ortopedia Itomi tenemos diferentes modelos de grúas de bipedestación en alquiler entre los que elegir.

Muchos familiares y cuidadores, al ver su gran tamaño, piensan que será complicado de utilizar pero la realidad es que su uso es muy sencillo. Además, no solamente es un sistema cómodo para el enfermo, sino que también preserva la salud y el bienestar de los cuidadores, que de esta manera evitan problemas de espalda por malas posturas y sobrecarga de peso.

Los 4 pasos necesarios para utilizar una grúa para enfermos

En estos cuatro pasos explicamos cómo trasladar al enfermo desde la cama hasta el cuarto de baño o el salón, así como a una silla de ruedas o al sofá, para posteriormente llevar de nuevo a la cama.

Paso 1.- Ajustar el arnés al paciente. Al igual que existen diferentes grúas de transferencia en función del uso, también encontramos distintos arneses, donde destacan los arneses para personas con obesidad, la red para ducha, el tipo hamaca, el envolvente con control de las cervicales…

La forma más habitual de colocar este arnés es con el paciente tumbado. Primero se introduce en el arnés las extremidades inferiores y después el tronco superior, para lo cual deberemos girar ligeramente al usuario.

Paso 2.-Preparar la grúa. Una vez que el arnés está correctamente colocado y abrochado en brazos y piernas podemos acercar la grúa y colocar las correas sobre las asas. El siguiente paso sobre cómo usar una grúa para enfermos es tan simple como accionar el botón encargado de elevar al paciente sobre el arnés y aunque la grúa realizará este movimiento de forma suave, se recomienda sostener la cabeza y el cuello del paciente.

Por otra parte, dependiendo de la dolencia deberos tomar unas precauciones u otras. Si, por ejemplo, nos encontramos antes la necesidad de mover a una persona con fractura de cadera, se recomienda sujetar la pierna operada una vez que el arnés ya ha elevado su peso.

Paso 3.-Transportar al enfermo. La grúa se encarga de transportar al paciente hasta el lugar que deseemos, ya sea una silla de ruedas, el cuarto de baño o el salón. Todo este desplazamiento se controla con el mando y solamente comenzaremos a desabrochar el arnés cuando el paciente este completamente sentado en el sitio al que nos dirigíamos.

Paso 4.-Volver a colocar la grúa. Si el paciente se encuentra sentado, ya sea en una silla, en un sofá o similar, para colocar de nuevo el arnés en esta ocasión empezaremos por la espalda para mayor comodidad del cuidador. Una vez que hayamos terminado de ajustar por completo el arnés, volvemos a colgarlo de la grúa  para transportarlo hacia la cama.

Otras consideraciones

Las grúas para movilización de enfermos y pacientes nos permiten movilizar al paciente de forma segura para el usuario y de forma cómoda para el cuidador. Es una forma rápida, delicada y que apenas requiere esfuerzo. Aunque es cierto que las primeras veces puede resultar un poco más complicado, una vez que se ha cogido el hábito de colocar el arnés resulta mucho más sencillo y supone una gran ayuda.

Sin embargo, siempre es recomendable tomar una serie de precauciones extra como es asegurarse de que los agarres del arnés están bien sujetos la grúa y, respecto al paciente, procurar no tirar nunca ni del cuello ni de los brazos y garantizar que la espalda siempre esté recta para evitar posibles lesiones.

Por otra parte, la cooperación por parte del paciente también es muy importante para facilitar su traslado, por eso es importante explicar en qué consiste y cómo funcionan las grúas de traslado para que pueda confiar en ellas y sentirse seguro.

En cualquier caso, sea cuál sea el modelo de grúa para enfermos que mejor se adapte a tus necesidades, recomendamos que siempre incluya sistema de descenso manual en caso de agotamiento de la batería, paro de emergencia y una estructura plegable y fácil de transportar.

En Ortopedia Itomi, además de grúas para enfermos, contamos con todo el equipo necesario para adaptar tu hogar a las nuevas necesidades de enfermos y personas con movilidad reducida y poder garantizar que las actividades cotidianas del día a día sigan resultando sencillas.

 

Publicado en Alquiler | Etiquetado | Comentarios desactivados en ¿Cómo usar una grúa para enfermos?

¿Cómo escoger camas hospitalarias? Tipos y consejos

Cuando se padecen problemas de movilidad reducida o movilidad nula, las horas que pasamos postrados en la cama son de vital importancia para nuestro descanso y bienestar. Frente a las camas convencionales y colchones tradicionales, las camas hospitalarias nos aportan reposo, confort y un día a día más llevadero y mejoran nuestra calidad de vida de manera notable.

Sin embargo, no todas son iguales y existen diferentes tipos para adaptarse a diferentes necesidades. Hemos preparado este post para ayudarte a escoger la cama hospitalaria más adecuada para ti.

Tipos de camas hospitalarias

Camas de somier fijo

cama articuladaEsta cama cuenta con una estructura que puede ser o metálica o de madera, con posibilidad de incorporar barandillas tanto a uno como a ambos lados. También incorpora ruedas.

La principal característica de este modelo, que es el más básico, es que el somier es rígido y no permite elevar ni la cabeza ni los pies.

Camas articuladas manuales

cama hospitalaria manualEste modelo de camas hospitalarias presenta la misma estructura que el modelo anterior, pero a diferencia de las camas de somier fijo, este somier está articulado en dos planos que permiten incorporarse y levantar los pies. Su articulación es manual, por lo que manipularlas conlleva más trabajo, pero mejoran en comodidad.

Camas articuladas eléctricas

cama hospitalaria basic joverEn este caso, el somier incorpora hasta 5 planos de articulación que pueden regularse de forma electrónica gracias a un mando que puede accionar el mismo usuario sin necesidad de levantarse de la cama.

Las camas articuladas eléctricas presentan un alto grado de confort y autonomía. El Basic Jover es un excelente modelo.

Camas geriátricas hospitalarias con carro elevador

cama hospitalariaLas camas con carro elevador es el modelo clásico de cama hospitalaria y están pensadas tanto para mejorar la calidad de vida del enfermo como para facilitar la labor del cuidador. Su estructura incorpora barandillas abatibles, así como somier articulado y eléctrico. La imagen pertenece a nuestro somier Recom Plus 105 cm Tecnimoem.

Camas ortopédicas

Por otra parte, las camas ortopédicas están pensadas para paliar diferentes dolencias específicas, como pueden ser las de tipo medular, fracturas y lesiones múltiples o enfermedades vasculares, entre otras, que obligan a permanecer durante días postrado en la cama con procesos largos de recuperación.  A diferencia de las camas geriátricas hospitalarias del punto anterior, las camas ortopédicas son más robustas, tiene una mayor envergadura y el somier es de hierro.

Otros consejos a tener en cuenta

Además de lo comentado, hay otros aspectos que debes valorar a la hora de escoger la cama hospitalaria que mejor se adapte a tus necesidades, como son:

  • Ubicación de la cama. Lo ideal es poder colocar la cama hospitalaria en el centro de la habitación, porque esto permite acceder a ella por tres lados diferentes, tanto por los laterales como por los pies.
  • Tamaño y altura. El carro elevador resulta muy agradecido para acceder de la cama y facilitar las tareas del cuidador. Por otra parte, el ancho de la cama también influye de manera positiva en el descanso y confort.
  • Tacos y láminas. Dos elementos indispensables del somier. Afectan a la adaptabilidad y flexibilidad del colchón y cuánto más basculen, mejor se adaptará el colchón a la fisionomía de cada usuario. El material de las láminas se recomienda que sea de haya o de chopo.
  • Presencia de ruedas. Si crees que vas a necesitar desplazar la cama tanto dentro de la habitación como por diferentes estancias, la presencia de ruedas en las patas facilitará muchísimo esta tarea. También es importante que incorpore sistema de frenado.
  • Presencia de barandillas. Constituyen un importante elemento de seguridad, que impide caídas indeseadas (sobre todo teniendo en cuenta que para facilitar los cuidados estas camas habitúan a ser mucho más altas) y también son un buen punto de apoyo que facilita la movilidad. Se recomienda que sean abatibles y en cualquier caso siempre se pueden complementar con otros productos independientes, como es el trapecio.

En Ortopedia Itomi tenemos todo el equipo de descanso necesario para mejorar la calidad de vida de enfermos y personas con movilidad reducida, donde se incluimos desde los mejores modelos de camas hospitalarias hasta accesorios complementarios como son trapecios, barandillas, mesitas auxiliares o respaldos ajustables para la cama.  Trabajamos para ofrecer el mejor servicio, la máxima calidad y la mejor atención personal.

 

 

Publicado en Ortopedia Barcelona | Etiquetado | Comentarios desactivados en ¿Cómo escoger camas hospitalarias? Tipos y consejos